Síguenos en

Gap Year a la española.

¡En este blog venimos a gritar a los cuatro vientos que inviertas en ti! Y, en este sentido, existe una manera muuuy (pero que muy) sugerente de volver a conectar contigo… y es disponiendo de tiempo para hacerlo.

Y es que seguro que, en algún momento de tu vida has barajado la idea de tomarte un tiempo sabático, pero, como si de un rollete de verano se tratara, se ha evaporado rápidamente y no has vuelto a caer en la cuenta.

Pues venimos a decirte que, si tu situación personal/laboral/económica te lo permite, retomes esa idea, no la dejes escapar y te visualices recorriendo la Patagonia, haciendo un voluntariado o, simplemente, plantando lechugas en vete tú a saber qué país.

Porque un año sabático, o también conocido como Gap Year, puede ser la experiencia perfecta para aprender otro idioma, otras culturas (si te decides a viajar) o conocerte un poco más a ti mismo. Y, es que la experiencia nos dice que, aunque probablemente plantees tu tiempo sabático con unos objetivos concretos, finalmente seguro que aprendes mucho más de lo que esperabas.

Pero claro, la pregunta es obvia… si es todo taaaan guay, ¿por qué los jóvenes españoles nos resistimos taaanto a cogernos un tiempo sabático? La respuesta se puede llevar a muchas situaciones de nuestra vida, pero si tuviéramos que resumirlo en una palabra sería: miedo. ¡Cuántas cosas habremos dejado de hacer por miedo! y es que, el miedo a ser sustituidos en el trabajo, perder amigos o romper con nuestra pareja, son motivos por los que unx muchas veces decide abandonar este tipo de aventuras antes de comenzarlas.

Ojito, lo que sí hay que dejar claro es que el auténtico Gap Year es un viaje hacia el autodescubrimiento; vamos, que la idea es que no te quedes en casa, tiradx en la cama todo el día o pasándote el Netflix de la A a la Z, sino que lo aproveches para viajar o realizar actividades que te ayuden a explorar tus hobbies y pasiones; ¡quién sabe! quizás de ahí pueda salir una nueva orientación a tu futuro profesional cuando lo retomes.

¿Abrumadx? Es posible, pero tranqui te damos unas ideas de cómo enfocar un tiempo sabático para que sea lo más “productivo” posible:

  • Puedes tomártelo… como un proyecto personal. Usa ese año (o el tiempo que necesites) para completar un proyecto que de verdad te motive. Por ejemplo, si te apasiona la fotografía, pintura, programación, poesía… vuélcate en ello, sin que la presión de unos exámenes o los horarios del trabajo afecten a tu creatividad.
  • Puedes tomártelo… como un tiempo para madurar. Mira, salir del nido es un jarrón de agua fría contra la mamitis y papitis. Por ello, esta experiencia te enseñará lo que la libertad implica, que no es simplemente hacer lo que uno quiere cuando quiere, sino un conocimiento de las responsabilidades y consecuencias ante nuestras elecciones.
  • Puedes tomártelo… para viajar y explorar. Si algo se ha dicho siempre es que viajar abre mentes y sumergirse en otras culturas es una experiencia que te hará crecer personalmente. Y seguro que estás pensando: si claro, fenomenal, me voy a dedicar a viajar sin estar currando y ganando dinero. Don´t worry, que para eso tienes los Préstamos Joven In y, además, están pensados para adaptarse a las necesidades y situación de cada persona. Ah! y que si te faltan ideas de a dónde viajar para conectar contigo mismx, échale un ojo a nuestros Destinos In ¡te van a flipar!
  • Puedes tomártelo… para darle un toque diferente a tu CV. En el mundillo anglosajón es súper común que los preuniversitarios hagan su añito sabático, sabiendo que las habilidades que construyen durante este tiempo, son bastante apreciadas por las empresas para las que trabajarán en un futuro. Esto es algo que ya se está empezando a ver en España, donde los departamentos de RRHH valoran cada vez más este tipo de acciones que derrochan creatividad y proactividad y hablan de la determinación de las personas ante aquello que les gusta o en lo que creen.

Lo que está claro es que un año sabático o Gap Year, como queramos llamarlo, si está bien enfocado, es de todo menos una pérdida de tiempo. Y dicho esto, ¿te animas a vivirlo?

¡No te lo pierdas!

Suscríbete a nuestra newsletter:



Si eres cliente, selecciona la Caja a la que perteneces. Si no lo eres, selecciona la Caja desde la cual querrías ser contactado:

Responsable: Banco Cooperativo Español, S.A. y Cajas Rurales adheridas al Programa Joven IN (Ver entidades en el apartado QUIENES SOMOS de la web). Finalidades: Suscripción newsletter, remitir otras comunicaciones comerciales de productos que comercializamos, elaborar perfiles particulares para ajustar nuestra relación y ofertas para ti, actualizar tus datos y enriquecerlos con datos públicos con fines comerciales y crear modelos de comportamiento a través de datos anónimos y seudonimizados para fines comerciales. Legitimación: clientes del Banco o de las Cajas Rurales del Programa: Interés Legítimo, no clientes: Consentimiento. Destinatarios: No se cederán datos a terceros. Derechos: Como titular de los datos, tienes derecho a acceder, actualizar, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, dirigiéndote a la dirección de correo electrónico del Delegado de Protección de Datos de la entidad seleccionada pinchando aquí aportando copia de tu DNI.


Deseo recibir comunicaciones comerciales sobre productos y servicios, inclusive por vía electrónica.
Acepto enriquecer mis datos con fuentes externas.