Síguenos en

Súbele el volumen al feminismo

Ahora que se acerca el Día Internacional de la Mujer, te traemos unas propuestas de cantantes de habla hispana, y letras sobre justicia social. Para demostrar que todas tenemos voz, y menuda voz. Esa voz que inunda de violeta las calles.

La Mala Rodríguez

Esta rapera gaditana siempre se ha orientado hacia una música más feminista, consolidándose como un icono. Incita a que la gente no Aguante nada de nadie, que no esperes a recibir lo que te mereces. Que luches, que las mujeres han venido para comerse el mundo.

Mon Laferte

Esta chilena no tiene miedo. Te sonará de la polémica de aparecer en los Grammys Latinos con la parte superior de su cuerpo al aire. Con sus hits demuestra el descontento popular, como contra el presidente de la República de Chile, que solo le interesa la Plata, tá, tá.

Sara Socas

La rapera antimachitos ha tenido varios versos sonados como: “Que las hermosas están en tu país? Entonces por qué c*** las estáis dejando morir”. Ha venido para destacar en una industria masculinizada, y demostrar que igual que ella, tienes que decir Ahora me quiero más.

Zahara

Hoy la bestia cena en casa de la mano de esta cantautora con toques de neofolk.

La canción que te proponemos es un grito protesta contra los vientres de alquiler. Déjate cautivar por su voz angelical y descubre que este ángel está dispuesto a pelear.

Tremenda Jauría

Colectivo musical de Madrid que fusiona cumbia-punk, rap, reggaetón combativo y música electrónica. Permanecen en el anonimato, y sus letras destacan por temas como el compromiso social y político antipatriarcal, feminismo y anticapitalismo. Algunos ritmos harían que el propio C Tangana sintiera envidia. Te invitamos a escuchar sus temazos y ver que ha empezado el Akelarre.

Estos son solo alguno de los nombres que se han abierto paso en la industria musical usando sus letras para reivindicar. Desde clásicos como Yo quiero bailar de Ivy Queen o No te vistas que no vas de las K-Narias, al poemario feminista de Alejandra Fernández, convirtiendo los tópicos en reivindicación.