Síguenos en

Tipos de interés: qué son y cómo funcionan

Habrás oído cientos de veces esta expresión, pero ¿sabes realmente qué significa?

El tipo de interés, por norma, se refiere al precio del dinero en una operación concreta, aunque también se refiere a su precio en general.

Si eres de los que creías que el dinero “solo” vale lo que marca en el billete, sigue leyendo.

¿Qué es eso del precio del dinero?

Igual que te compras el último Smartphone del mercado o te pillas esa chaqueta de moda, el dinero te cuesta más de lo que vale cuando pides un préstamo. Normalmente es un porcentaje de la cantidad que te prestan.

¿De qué depende el tipo de interés?

Los factores a tener en cuenta son:

  • El plazo del préstamo, ya que cuanto mayor sea éste, menor será el tipo de interés. En el caso de los depósitos, es al revés.
  • El tipo de operación, porque cada una tiene un tipo de interés distinto. Si se te va la mano con la tarjeta y decides aplazar el pago, no es lo mismo que si te compras una casa a 30 años. En este caso, tienes un elemento físico y real que asegura que tienes cómo devolver el préstamo. Esto hace que normalmente el tipo de interés parta del 10% en el primer caso, y sea de entre un 1 y un 4% en el segundo.

Vamos a hacer un repaso de los préstamos más comunes.

Préstamo personal

El tipo de interés aquí es la parte del dinero que te comprometes a devolver al prestamista a mayores de lo que te ha dejado. Como una compensación por haberse fiado de ti y haberte adelantado el dinero. Tienes dos tipos, el Tipo de Interés Nominal del préstamo (TIN, para los amigos) y la Tasa Anual Equivalente (TAE, este seguro que te suena más). El primero solo tiene en cuenta el tipo a pagar, el porcentaje de intereses. El segundo, iguala sobre una base anual el tipo de interés y otras comisiones, como la de apertura y cancelación. Esto te ayuda a comparar el interés de productos con diferentes plazos.

Depósito bancario

Cuando entregas una cantidad de dinero durante un tiempo determinado, a cambio de una retribución. O sea, que nuestro dinero genera dinero en función del tipo de interés que tengamos. Se puede pagar al final del tiempo establecido, o durante el mismo, en fracciones.

Hipoteca

El tipo de interés puede ser fijo o variable (aunque este es más habitual). Esto hace que el tipo del préstamo irá cambiando con el tiempo según la evolución de su índice de referencia, al que se suma un diferencial. Este índice de referencia es el temido Euríbor. Los cambios que éste sufra es lo que marcará si aumenta o disminuye tu hipoteca. Como los exámenes, la revisión del Euribor puede ser mensual, trimestral, semestral o anual.

Pásate por las secciones de Préstamos e Hipotecas de nuestra web, y descubre las condiciones especiales que tienes a la hora de pedirlos por ser cliente de Joven In.