Síguenos en

La ciudad del amor – París, je t’aime

El cine nos trae historias para entretenernos, hacernos llorar, asustarnos o, en muchos casos, evadirnos. ¿Por qué no aprovechar y conocer una ciudad nueva a golpe de película? Ahora que todavía no podemos viajar físicamente, qué mejor que hacerse una ruta por París, la ciudad de las luces, a través del cine, con 18 historias para enamorarnos de sus barrios y poder decir aquello de Paris, je t’aime.

Louvre

El Distrito I puede ser pequeño, pero no por ello significa que tenga poco que ver. Fundamental, por supuesto, la visita al Louvre y descubrir uno de los museos con más renombre del mundo y hacerse la reglamentaria foto de postureo en el Jardín de las Tullerías.

(es el distrito idóneo para que un turista americano espere al metro mientras una pareja entra en conflicto).

Bourse

El Distrito II destaca por tener antiguos edificios de la Bolsa (en los que dejar que un vaquero de existencia cuestionable te ayude a sobrellevar la pérdida de tu hijo). Merece la pena recorrer sus bulevares y dejarse llevar por el ambiente nostálgico.

Temple

Distrito III de París, es una zona principalmente residencial situado a la orilla derecha del Sena, con abundantes iglesias como la de Saint-Denys-du-Saint-Sacrement, el Conservatoire National des Arts et Métiers, museos que abarcan desde el arte a la religión y el mercado cubierto Carreau du Temple. Enamórate de sus rincones (y del chico malo que sabes que no te va a traer nada bueno. O sí. Quizás su mercancía sea lo mejor que puedas sacar de la no relación).

Hôtel-de-Ville

En el Distrito IV puedes encontrar el Ayuntamiento de París y el Centro Pompidou para juntar historia y arte. Podrás vivir la diversidad de Le Marais, la zona sur del distrito conocida actualmente por ser el barrio gay de la ciudad, y hacer la gárgola perdiéndote en la catedral de Notre-Dame, en pleno proceso de reparación tras el incendio que sufrió hace un año.

(un barrio para que el amor rompa las barreras del tiempo, espacio e idioma).

Panthéon

El Distrito V fue construido por los romanos, convirtiéndolo en el barrio más antiguo de la ciudad. Es una zona muy turística, donde podrás pasear por el Barrio latino, descubrir el Panteón de París, sentirte todo un cayetano en La Sorbonne, (o entablar una bonita amistad con una chica musulmana).

Luxembourg

El espectacular Jardín de Luxemburgo viste el Distrito VI de verde. Contempla el Palacio de Luxemburgo, sede del Senado de Francia (y disfruta de una agradable cena con una pareja de divorciados).

Palais-Bourbon

El Distrito VII es el más nacionalista de todos. Entre Los Inválidos, la Torre Eiffel y la Asamblea Nacional de Francia es el mustque debes visitar para sentirte todo un parisino, aunque sea por unas horas.

(una ruta napoleónica en la que puedes descubrir que el amor no siempre es ciego, a veces es mudo).

Élysée

No es lo mismo triunfar en el tiro con arco que visitar el Arco del Triunfo de París en el Distrito VIII. Aquí se encuentra la famosa Avenida de los Campos Elíseos, selfie obligado para tus redes. Además, podrás visitar el Gran Palacio de París (y descubrir que tu hobby(t) favorito es dejar que una criatura de la noche te chupe la sangre).

Opéra

Pásate por las Galeries Lagayette, la Ópera Garnier o el cabaret Folies Bergère del Distrito IX.

(nunca sabes dónde puedes encontrar el amor. Quizás en la cola del supermercado. Quizás en la barra de un cabaré).

Enclos-St-Laurent

La famosa Gare de Nord, una de las mayores estaciones de tren de Europa, convive en el Distrito X con la Gare de l’Est y el Canal Saint-Martin. Mercados cubiertos, teatros, iglesias y hasta una antigua cárcel.

(este distrito tiene de todo para los que afirman que el amor es ciego).

Reuilly

¿Envidias a Will Smith por irse a Bel-Air? Estás de suerte, así se llama uno de los barrios que componen el Distrito XII de París. Un lugar con actividades variopintas, desde un zoo a la filmoteca francesa.

(un lugar donde convertir una ruptura en un amor como el del primer día. Un lugar para convertir las malas noticias en pasión).

Gobelins

El Distrito XIII es un antiguo barrio obrero, en el que podrás visitar la Biblioteca Nacional de Francia y darle a tu look un toque oriental en alguno de los salones de belleza del barrio asiático.

Observatoire

Toca el cielo y adéntrate en las entrañas de la ciudad sin salir del Distrito XIV. Gracias a las Catacumbas de París y el Observatorio de París podrás descubrir el cielo y el infierno, para que en un futuro entre felicidad y tristeza pienses en la ciudad con nostalgia, (y descubras que estás enamorado de ella, y ella de ti).

Passy

El Distrito XVI es el hogar de la vía urbana más amplia de París, la Avenue Foch. Cuenta con un gran número de embajadas de todo el mundo para empaparse de distintas culturas sin apenas moverse, pasear y perderse por los Jardines del Trocadero y botar y rebotar en el Stade Roland Garros.

(vive el distrito con el hilo musical de una madre que deja a su bebé por su trabajo de niñera).

Batignolles-Monceau

En el Distrito XVII puedes sentirte como en casa gracias al Consulado general de España, y pasearte por grandes embajadas y consulados, (mientras disfrutas viendo cómo tu hija habla de tu nieto. Pero cuidado, esta conversación puede ser malinterpretada a oídos de algunos). 

Butte-Montmartre

El Distrito XVIII alberga lugares emblemáticos, desde inmortalizar el Sacré Coeur a dejarte cautivar por las luces y colores del Moulin Rouge.

(quién sabe, quizás tengas la oportunidad de ayudar a una mujer que se ha desmayado en medio de la calle).

Buttes-Chaumont

Tanto si eres un perfil más científico o más artista tu distrito es el XIX, con la Cité des sciences et de l’industrie, la Cité de la musique y el Conservatorio de París podrás satisfacer tus intereses culturales (mientras el amor te hiere de muerte. O mejor, mientras el amor llega cuando estás herido, tarde, como el café frío).

Ménilmontant

El tour hace un DEP en el Distrito XX, con el cementerio de Père-Lachaise donde puedes visitar las tumbas de grandes figuras como Chopin, Oscar Wilde y Jim Morrison.  (puede que los fantasmas vengan a ayudarte en tus relaciones, o puede que te toque darte un paseo, solo, por el parque de Bellville).

¿Y la vida nocturna?

 Si lo tuyo son los eventos deportivos, y los locales modernos quédate con este nombre: Saint Germain.

La zona más chic se encuentra por Opera y Palais Royal, mientras que zonas como Marais y Bastille están dirigidas más a gente joven de todo tipo.

Si quieres ser un VIP de la noche parisina en los Campos Elíseos y Trocadero podrás codearte con gente de lo más posh.

El tecno y el rock’n’roll son la banda sonora de el Grands Boulevards, con DJs de fama internacional, mientras que el cabaret y los espectáculos para adultos están centrados en Montmartre y Pigalle para que busques a tu Lord o Lady Marmalade.

Para un ambiente más de barrio pásate por Quartier Latin, y descubre una de las vidas nocturnas más populares y recomendadas de la ciudad.

Disfruta de la icónica ciudad de París, en un viaje de menos de dos horas a través de Paris, je t’aime, que sin duda hará que la baguette se convierta, a partir de ahora, en tu pan favorito.

1

6