Síguenos en

Protas de series que no son ningún ejemplo a seguir

Desde pequeños, crecemos empatizando con los protagonistas de las series, y nos sentimos identificados con sus comportamientos o pensamos “Buah, a mí me gustaría ser así”. Pero ¿qué pasa cuando las acciones que vemos no son las más correctas?

Os traemos una recopilación de personajes de series cuyas conductas son ¿cuestionables? aunque, en el fondo, es inevitable que nos caigan bien.

Fleabag – Fleabag (2016)

La oveja negra de la familia. Esta serie nos permite conocer todo acerca de su protagonista. Rompe la cuarta pared para dejarnos conocer lo que pasa por su cerebro, lo cual no es correcto que digamos. Es mala amiga, mala hermana, mala hija… ¿o quizás no tanto?

En el fondo solo es una persona incomprendida, repudiada por no ser igual al resto, y pese a su forma de relacionarse con la gente, lo único que quiere es que la acepten y la quieran. No soporta la hipocresía y está perdida en la vida. ¿Quién puede culparla cuando constantemente nos obligan a tomar decisiones para las que quizás no estamos preparados?

Fleabag es la historia de la mítica amiga perdida que todos tenemos, o querríamos tener.

Joe – You (2018)

Nuestro protagonista es un romántico con una visión ligeramente distorsionada de lo que es el amor. ¿Os acordáis de la canción que dice “No es amor, lo que tú sientes se llama obsesión”? Pues ese es el resumen de la serie.

Lucha por su chica, la que le guste en el momento, y lo da todo para que su vida sea más fácil. Mata “dragones” por ella. Soporta lo insoportable. Quién puede juzgarlo cuando realmente es el prototipo de príncipe azul.

El Shakespeare del mundo moderno.

Patty – Insatiable (2018)

Concursos de belleza, adolescencia, inseguridades, complejos. Junto con su peso, Patty pierde los escrúpulos y parte de su moralidad. Las mentiras son solo el principio de la lista de cosas malas que este personaje lleva a cabo, pero en cierto modo, de forma justificada. Ha tenido una vida dura, y no cuenta con los referentes paternos como para tener la vocecilla interna que te dice “No lo hagas”.

Cómo no sentirse identificado con Patty, cuando nos incitan a competir por todo. Que si quién saca mejores notas, que si quién es más guapo. Normal que nos desquicien.

Y por eso somos insaciables. Y por eso siempre queremos más.

Zulema – Vis a vis (2015)

Sí, lo sabemos, Zulema es una cabr***. Es el mítico personaje badass que acaba rotando entre antagonista y aliada. Mata, roba, extorsiona, secuestra, trafica y todo lo que te puedas imaginar. Su lealtad es cuestionable y su personalidad es egocéntrica y narcisista. ¿Por qué nos gusta tanto entonces?

Najwa ha conseguido que la ames por cómo es. Quizás porque lo hace con inteligencia. Frente a personajes como Anabel más viscerales, tenemos a un cerebro frío y calculador. Ese toque que la convierte de villana pusilánime a una mente criminal.

En la prisión y en la guerra todo vale.

Nairobi – La casa de papel (2017)

Seamos realistas, en esta serie vamos con los “malos”. Unos Robin Hood de la vida moderna que hacen que simpatices con ellos en mayor o menor medida. Tokyo con su sangre caliente, Rio con su inocencia, o Denver con su nobleza son claros ejemplos, pero hay un personaje que te cautivará. Quizás por el magnetismo de Alba Flores, quizás por su historia y carácter.

Nairobi es sin duda el personaje más querido de la serie. Junto a su gran amigo Helsinki, conforman el dúo con una relación más bonita. Roban, matan y son capaces de todo, pero siempre con un buen fin.

Nunca es tarde para un viajecito a Kenia.

Esto demuestra que, en el fondo, también los malos de la ficción tienen su corazón.

Moraleja: nunca hay que juzgar sin conocer.